Home Actualidad Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social
Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social

La Declaración Tripartita es un instrumento de la OIT, que tiene fuerza jurídica cuando los Estados la suscriben. Se llama tripartita porque la OIT, como se sabe, es un organismo donde participan en pie de igualdad, sindicatos, empresarios y gobiernos. Sirve para 'orientar' la política y pueden crearse normas que formarían parte del armazón jurídico de esos Estados. Ha sido renovada, tras enmiendas, por la 329ª reunión del Consejo de Administración de la OIT en marzo de 2017, siendo su origen la realizada en 1977 y que ha tenido sucesivas modificaciones en las reuniones 279ª (nov 2000) y 295ª (marzo 2006).

Esta declaración pretende, desde el plano voluntario, indicar lo que las multinacionales, también las empresas nacionales, deben cumplir para lograr que sean parte positiva de un mejor desarrollo. Así, está llena de 'deberían...'.

Son recomendaciones a los gobiernos, a las organizaciones de empleadores y de trabajadores de los países anfitriones y de origen y a las empresas multinacionales.

Entre sus apartados, hay epígrafes sobre Empleo y promoción de trabajo digno (seguridad social; eliminación del trabajo forzoso; abolición del trabajo infantil; igualdad de oportunidades y trato; seguridad del empleo y medidas paliativas), Formación, Condiciones de trabajo y vida (salarios, seguridad y salud) y Relaciones de trabajo (libertad sindical y derecho de sindicalización; negociación colectiva; consultas; acceso a mecanismos de reparación y examen de reclamaciones; solución de conflictos laborales), todos ellos incentivando la cooperación de las empresas, bajo la dirección de los gobiernos, y con pleno diálogo social.

También, de la necesidad de que los derechos y obligaciones vayan acompañados de recursos adecuados y efectivos en caso de incumplimiento (acceso a mecanismos de reparación).

Las empresas 'deberían' proceder con la debida diligencia para detectar, prevenir y mitigar consecuencias negativas reales o potenciales sobre los derechos humanos,...
Es en las herramientas prácticas de la OIT, que se incluyen como Anexo II de la Declaración, cuando se entra en el terreno práctico de cómo promover la Declaración. Se dice que el Consejo de Administración examina de forma periódica la estrategia y actividades para su promoción. Habría un seguimiento regional (y sería interesante, opinamos, que organismos regionales internacionales, UE, OEA, etc., asumieran ese compromiso) y nacional. En este apartado habla de que los Principios de la Declaración exigen un compromiso firme de los mandantes tripartitos y se alienta a los mandantes nacionales –gobiernos, empleadores y los trabajadores- a que designen puntos focales nacionales sobre una base tripartita (conforme a la orientación que proporciona el Convenio 144 para promover la aplicación de la Declaración.

Este Punto Focal está descrito con unas funciones que tienen alguna semejanza con los Puntos Nacionales de Contacto (PNC), adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad, que dirimen el comportamiento de las multinacionales fijadas por las Líneas Directrices sobre Multinacionales de la OCDE. USO forma parte del Consejo asesor, no es miembro, del PNC de España.

Este Punto Focal, al derivarse de la OIT puede adscribirse al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, sobre todo si se considera que tiene más entronque con el 'diálogo social'. Sería una ceguera que si se desarrolla esta declaración en España sólo formasen parte las organizaciones sindicales y empresariales 'más representativas' excluyendo a las organizaciones interesadas.

En resumen, la Declaración es un instrumento 'voluntario' pero puede tener aplicación con respecto a la labor sindical si se desarrollan los puntos focales, tanto de España como de los países en donde radiquen las sedes de las multinacionales. Sería oportuno, quizá, ampliar, modificando, las normas que rigen al PNC vigente (adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad). En todo caso, hay que señalar que la Declaración entra en el mismo terreno, pero con menor fuerza jurídica, que un potencial Tratado vinculante que se está discutiendo en el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU sobre multinacionales y derechos humanos. La Declaración sigue la senda 'voluntarista', mientras que el Tratado (todavía no ultimado) sería vinculante.

Declaración tripartita completa: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_emp/---emp_ent/documents/publication/wcms_124924.pdf